domingo, 3 de mayo de 2015

INOCENTE ILUSIÓN




Cuando niña mirabas hacia el cielo
buscando la estrella más brillante
viviendo esa inocente ilusióne
Entre constelaciones y bostezos sin cesar;

La luna te seguía a donde ibas
y al observarla  nacía en ti una esa magia única
que te envolvía y viajabas al espacio
con tan solo tu lápiz y una linterna bajo la sábana.

Era esa chispa de vida la que te hacía sonreír
y cambiaste las muñecas por canciones
y  los juegos por redactar las ilusiones,
te convertías poco a poco en artista y soñadora.

Viste pasar las primaveras con amor en tus dedos
Y en la palma de tu mano cantaban los ruiseñores
Vestidos de gala pues hacías festín con tu alegría
Y cada una de tus cartas dirigidas a la luna y las estrellas;

Eras tú la autora de fantásticas historias 
que se deslizaban como gotas de rocío en la mañana
y eran recibidas por esas bellas flores
que con tanto afán sembraste en el jardín de la abuela,

Pero ya eras madura y comenzaste a vivir lo que escribías,
y tuviste retoño del amor convertido en sonrisas  y desvelos
que con paciencia se fueron convirtiendo en crayolas y carritos
que giraban por la alcoba y tus bolsos de mano.

Navegaste el amor entre letras y noches de risas apasionadas
angustias, llantos y sentimientos encontrados cargados de ansiedad.
transformándote en artífice de una historia nueva y única
que nacía de los versos y las tazas de café.

Y así te hallé, en el bullicio de la vida y la soledad
siendo tú el universo y el sol radiante de medio día,
la luna  y la fuerza del diario despertar de una mujer confeccionada a perfección ,
de semblante sin igual que conquistaba en silencio y sin dudar.

Entonces fui esa interrupción que esperabas con afán y sin querer
que se transformó en melodía nueva y poesía de amor
cambiando la nostalgia del recuerdo en pasión sin igual
y las lágrimas en sollozos de placer debajo de aquella vieja sábana.
Volviste a ser niña y a soñar, ahora vestida de experiencias
pero alma pura y soñadora, cantando canción y recitando de nuevo,
olvidando la tristeza del trajín y la frustración del desamor
y del cansancio cotidiano que a veces te anegaba hasta naufragar.

Con pluma en mano seguiste dibujando las rosas que tanto disfrutas.
y  lloraste de alegría y placer sin igual con los te quiero que brotaban
uno a uno, enamorando al mismo amor que hoy nos envolvía
en esa magia color de arco iris y radiante sol primaveral que nació de ti,

 Siendo algo que el mundo jamás entenderá pero es tu razón de ser,
esa maravillosa e inquieta caricia que tus manos fabrican
como una inocente ilusión bañada de estrellas fugaces y rocío
que aún alimentan el jardín que decidimos ver crecer
juntos hasta el fin.


INOCENTE  ILUSIÓN
(De la colección Ilusiones del alma)
Mario Asturias Villa
Por Pasión de Poetas
Derechos Reservados