sábado, 2 de mayo de 2015

En un solo segundo




En un solo segundo flechaste mi alma
y pensé en volar cual ave surca el viento,
mis pulmones respiraron tu aroma
y mis alas convirtieron las nubes en torrentes de tu agua.

Déjame beber de ti que sediento estoy,
y mis ojos buscan refrescarse en tus retinas,
necesitado de tu piel me siento
de sentir el calor de tu vivir.

Estoy apasionado de una rosa en el jardín de mi vivir
que cuido con tenacidad y ternura
y que con cada verso puedo alimentar su existencia
para que pueda regalar a otros su aroma y belleza.

Para eso son las rosas, para alegrar el camino de los demás,
tú eres una rosa, yo soy el colibrí que te visita cada día
para alimentarme del rocío que en tus pétalos hoy
y me dan la fuerza para volar de nuevo hacia ti en el nuevo amanecer.


Mario  Asturias Villa
PASION DE POETAS