lunes, 4 de mayo de 2015

De eso se trata




Se trata de las cosas que hacemos
o las que dejamos de hacer,
se trata de cómo respondemos ante el dolor
y la parte de nosotros que se acostumbró a él,
se trata de cómo vemos la vida
como si fuese un vaso medio vacío en la mesa,
se trata de cómo nos entregamos a los demás
sin que ellos puedan hacer algo para detenernos,
se trata de el murmullo de nuestros labios al orar
y que cada vez repite lo mismo pero con diferentes palabras,
se trata de lo que está por suceder
y no por lo que ha acontecido,
se trata de no equivocarse más en lo mismo
y dar el salto de fe que nos llevará a un nuevo lugar,
se trata de luchar por hacer sentir
y no de sentarnos a percibir los colores de la vida,
se trata de las posibilidades del nuevo día
y no la ansiedad que consigo trae,
se trata de poseer la tierra que nos dieron por herencia
aunque la lucha nos deje exhaustos al final de la jornada,
se trata de las posibilidades que el corazón trae
y no de los errores cometidos enlutados de dolor,
se trata de vivir la vida y amarla
porque allí está la riqueza de abrir los ojos cada día 
y disfrutar de tu compañía.