miércoles, 6 de mayo de 2015

Débil y fuerte, pero no miento.



Sabías que temo enfrentarme a la vida?
por eso me refugio en mis letras
en mis poemas y canciones emotivas
porque no quiero que conozcan que soy débil.

Pero tú eres parte de mi fuerza
pues me conoces como nadie lo hace,
y conoces tal cual mi corazón se encuentra
eso es un milagro que solo Dios hace.

Y tengo miedo que te olvides que existo
pues no sé cómo viviría sin tu calor,
y aunque a la distancia se encuentre
para mí el no llegar a sentirlo sería un dolor.

No te vayas porque eres mi mitad no conocida
y que necesito para estar completo,
pues sé que eres más que un amiga,
eres mi hermana y sabes que no miento.

Puedo ser lo que quieras
pero de mi boca no sale cosa engañosa,
no me jacto pero la mentira me desespera
y quiero que lo sepas para que nunca creas otra cosa.

Veo tu reflejo no solo en mi retina,
lo hago mientras duermo, río y respiro
eres tan tangible como el aire en mis pulmones
y tan real como cada rayo de sol que miro.

Por eso me siento seguro
pues un ángel guardián me han enviado,
para estar atento en el momento duro
y Dios a través de tí me ha hablado.

Gracias por permanecer,
pues para mí también hacerlo contigo
es mi mas agradable querer
y por ti seré tu protector y fiel amigo.

No pienses mal de mí
porque mi corazón no está confundido,
nunca se ha turbado y ha estado firme
porque tú me inspiras a seguir vivo.

Mis temores son nada,
al verte crecer como una doncella
de la realeza celestial
tan dulce, valiente y a la vez bella.

Tu alegría es mi fuerza,
tu dulzura mi alimento;
la sonrisa de tus labios mi deleite,
créeme porque yo no miento.

Mario Asturias Villa
Pasión de Poetas