sábado, 30 de mayo de 2015

ETERNAMENTE



Despertar por la mañana
y verte a mi lado, mirándome
con la calma del mar azul
es un regalo incomparable,

Saber que no estoy solo
y tu bondad se ocupa aquí
en este rincón de los dos
muy dentro de mi existir,

Ver por instantes tu sonrisa
que despierta mis caricias
hasta que se vuelven besos
en tus labios acaramelados.

Así es cada vez que veo el aura
cuando tu recuerdo se hace presente
y aunque no te tenga físicamente
se que nos pertenecemos eternamente.

Mario Asturias Villa
Pasión de Poetas