jueves, 9 de abril de 2015

PARA TODA LA VIDA




Quisiera pensar en ti eternamente
y aunque mis ojos envejezcan
verte en la memoria tal cual te conocí,
escuchar tus suspiros invadiendo mis sentidos,
no puedo detener las arenas del tiempo
ni las nubes que se llevan la lluvia
o cubrir el sol con una hoja de papel
y se bien que un día me volveré al polvo.
Pero en mi esencia guardaré tu retrato de hoy
tan llena de frescura matinal,
del verde del campo y el multicolor jardín
que alimenta mis sonrisas cada día.
Y es que eres la más bella y radiante luz
que mis ojos pudieron jamás contemplar,
transformaste mi vida en destello apasionado
llenando mi corazón con tu deliciosa esencia.
Eres una princesa de carne y hueso
y aún con mis ojos cerrados la puedo contemplar
arrodillarme frente a ti sosteniendo tu mano
para adornarla de caricias dignas de ti.

Estoy enamorado del ser que eres
dentro y fuera eres perfecta.