martes, 21 de abril de 2015

MÁS ALLÁ DEL REFLEJO EN EL ESPEJO




Por un momento tengo lucidez
y  me enfrento al espejo que me ve
y al pasar de los días envejece
junto a cada recuerdo con mi amada.
Voy perdiendo belleza externa
y tengo la impresión que no es así
pues su alma etérea como el viento
hace que vuelva a la eterna juventud.
Enciendo un cigarro bajo las estrellas
y elevó mi mirada y lo que veo es a ella
en la hermosa faz que me trae calma
en el tumulto de mis quehaceres diarios.
Vuelvo a su lado en la habitación
y veo a mi princesa dormida por completo
soñando con aquellos jazmines
que sembramos juntos un día de antaño.
Acaricio su cabellera y la abrazo nuevamente
y elevó una oración en la que su nombre
resalta cuál rayo de sol en verano,
beso lentamente su frente y vuelvo a dormir.
La sueño con esa gracia sin igual
que acompaña mi destino en esta tierra,
me hace reír y vivir mil fantasías
difíciles de expresar con mis letras.
Entonces despierto en medio de la noche
y recorro su cuerpo con las manos
Hallándome allí en cada rincón
que es mío y de mis nobles caricias.
Le abrazo recordando nuestros días
tan llenos de amor y placer sin igual,

le vuelvo a soñar pero ahora despierto
consciente de su sentir aterciopelado.
Despierto a mi realidad al hacerlo
y allí estoy, viviendo por su completo ser,
añadiendo paz a mi existencia
más allá del reflejo en el espejo.

Mario Asturias Villa
Pasión de Poetas
22/04/2015