domingo, 14 de julio de 2013

Quien lea mis letras entenderá,
que la vida no es rosa, mas bien multicolor,
que los árboles sudan y ríen acompañados del viento
y aún las flores cantan a viva voz desde su polen
fructificando el campo de la vida
en el abrir y cerrar de ojos del eterno cielo
que recibe como ofrenda los diminutos rayos de luz
de este cuaderno recién mojado 
de letras inconfundibles talladas por manos
que no saben más que hablar sus verdades.