miércoles, 17 de junio de 2015

ESTOS MIS DEMONIOS


Estos demonios que vierten sangre
y mojan con sus fluidos mis libros,
que se esconden en cada parábola
dibujada por estos dedos poseídos
carcomen lo poco que tengo de vida
y se apoderan de mis gotas de felicidad
dejándome seco y ausente de paz
en el desierto de lo que nunca seré.
Puedo responder lo que debo pero no
porque mi voluntad no me pertenece
todo es dolor y angustioso padecer
en este intento de tener nombre propio
y huyo de mi ¡lo juro!
pero corro más rápido y me alcanzo
entonces es cuando no soy más
y vuelvo a desfilar moribundo detrás de mi.
Pudiendo estar en la cima de las risas
rompo en llanto por esta soledad abrumadora
a la que me relegan mis propias letras
en la cárcel de figuras inhumanas que me hollan.
Soy el mal vertido en una caja bonita
pero que al final guarda el veneno letal
que no perdona pues estoy inundado de él
mientras lo bebes al leer cada misiva
donde ya no habrá escapatoria
más que rendir tu alma ante mi oscuridad
de la cual jamás querrás salir
pues habrás sucumbido ante mis demonios.
17/06/2015