lunes, 1 de junio de 2015

DULCES COMO ALMIBAR

Te doy mi amor fresco y puro
que inspiras al despertar,
es más que un buen augurio
pues mi alma te da felicidad.

Color y vida para impregnar
en tus días grises y soledad
es lo que ofrezco en tu andar
y así deleitar tus risas y mirar.

Te llevo a espacio abierto y bello
para salir de la inerte y tosca jungla
de cables oscuros y de concreto
para enamorarte con versos y ternura.

Y al final del día podré contar alegre
cada uno de tus besos sin prisa
recortados en la hierba verde
viviendo tus labios dulces como almíbar.

Mario Asturias Villa
Pasión de Poetas