lunes, 20 de septiembre de 2010

Te pienso



Te pienso y mi mundo existe,
te dibujo en mi escritorio
y esculpo tu figura en mi sentido
riendo, llorando, siendo tú misma;

pues así te conocí,
siendo la dueña de mi amor
y desde el primer instante
que vi tus ojos
supe que viviría rendido ante ti,
pues no es solo belleza de piel
sino perfumado aroma
en tu interior.

Te amo princesa de encanto,
apostada en el castillo que construí
en la más alta torre
jugando con las flores y mis dedos,

eres delicada perla real
tallada como cedro
en una mañana primaveral
en la senda de mi destino.

Eres encanto y realidad
verso y prosa en mi versar
cuanto más te pienso
menos recuerdo quién fui yo.