lunes, 13 de septiembre de 2010

Nostalgia



Nostalgia de ti,
de tus conversaciones,
de tus besos e ilusiones;
nostalgia nocturna
que me invade cuando me acuesto
y no estás junto a mi;
Nostalgia que duele
oprimiendo mi alma
y agrietando la sonrisa
que se esconde de mi cerebro.

Apremiante sentimiento
que no sé si terminará ahora
o vendrá nuevamente
para estar conmigo otra semana;
Cuando cierro los ojos
y pienso tu sonrisa,
en esos ojos chispeantes
que antes me buscaban
y me decían un te amo en silencio,
en ese instante solo el pañuelo
es capaz de entender lo que siento.

Nostalgia que acompaña
días y noches
canciones y poemas inconclusos
engavetados y expectantes
del momento que vivo
para poder nacer de nuevo
en mi inquietante inspiración
que por instantes se adormece
y pareciere naufragar
en la dolorosa sensación de soledad
que acompaña mi cotidianidad.

Nostalgia que siento hoy,
porque ya no sé si siento
o solo finjo sentir,
queriendo hablarte
pero callando por amor,
porque es preferible hacer silencio
antes que agitar las aguas del pensamiento.
Me cansé de sentir nostalgia,
de no escribir con la coherencia
que solo tu compañía
albergaba a cada pensamiento
que plasmaba en el papel.

Nostalgia que mata,
que enloquece y enmudece
el alma de mis poesías y cantares,
prefiero escribir y omitir su presencia
malévola, fría y asesina
que trae amnesia a mi pluma,
Siento desfallecer al borde de la locura
pues lejos estás de mi,
y mis ojos impacientes esperan tu regreso
para decirle adiós por fin
a este demencial sentimiento de soledad.