miércoles, 29 de septiembre de 2010

Amo



Amo tu perfecta figura
contorneada cual escultura,
tallada a mano
esculpida por mis dedos.

Amo y disfruto tu aroma
que me traslada
a los días de primavera
donde el sol brilla libre.

Me deleito en tu placer,
cuando te derrites en mi cama
y al hacerte enloquecer
con mis besos sobre tu piel.

Recorriendo ciegamente
centímetro a centímetro
cada poro en un gesto amable
de gratitud y seducción.

Amo tus labios
al brillo natural de su color,
y su sabor, ohh!
Cual dulce miel del panal.

Me desespero por ti,
porque aún sin irte
ya te extraño y comienzo a esperar
tu pronto regreso,

porque mis brazos tienen tu forma,
y han hallado lugar en tu cuerpo
y cuando así están
no me queda más que besarte de nuevo.

Amo todo de ti,
amo esos ojos que me buscan,
que me tientan y me persiguen
que aguardan el contacto con mi mirada.

Disfruto cada instante,
cuando por la mañana
el sol transparenta tu atavío
y puedo con mi vista desnudarte nuevamente.

Amo, amo a ese ser
que veo cual figura angelica
resplandece en tu lugar
y que me traslada al mismo cielo terrenal.

Amo tu voz, tu calor,
la sensación de pertenencia
cuando sueles jugar conmigo
entre sábanas y blanca seda.

Deja que otra vez el viento
haga lo que quiera en tu cabello
que yo haré lo mismo
cuando te abraces a mi cuello.

Amo el inicio y el fin
amo la cortina y el carmín,
amo cada atardecer
y el amanecer junto a ti.

Amo la fragancia de tu almohada,
amo la dulzura envuelta en ti
amo la lluvia que moja tu figura
y todo cuanto toque tu cintura.

Amo como nadie más lo haría
pues sentirte es un deleite
y amarte es un placer
y entiendo que has sido diseñada
para hacer feliz a un mortal como yo.