viernes, 6 de enero de 2012

Mirar enigmático (2010)



Sin conocerte te imaginé
y en mi mente la primera vez que te vi
estabas de pie, en la penumbra
de una alcoba con olor a ti.

Observando, juzgando mi respirar
como una presa en medio de la jungla,
presa de tus propias emociones
queriendo estar y a la vez huír.

Vestida de hada, traslúcida
por la media luz de la luna
te asomaste dejando ver la silueta
tierna, agresiva, semi desnuda.

Tus ojos buscaron huir de los míos
y los clavaste en la profundidad de la tierra
para no ceder ante una demanda nunca hecha
pero real en ambos corazones.

Por un segundo observé tu rostro
aún la veo inmortalizado entre penumbra y luz
entre dolor y alegría,
entre deseo y desamor.

Tu mirar fue enigmático
poco convencional pero mágico
y me atrapó entre chispas y brillos
que parecían estrellas y destellos.

Hoy recuerdo ese primer encuentro
verdadero pero etéreo, solo sé que estuve allí
de pie, frente a ti, sin esperar nada
pero con ansias de amarte por toda una eternidad.