viernes, 15 de enero de 2010

Así Soy

Puedo ser tan intenso como tus labios lo exigen,
y recoger la sal de tu cuerpo con solo mirarte,
apasionado y cariñoso a la vez,
tan solo por llevarte al siguiente nivel de amor.

Puedo imaginarte rodeando la cama
justo al filo del desenfreno
donde el seol y el paraíso
abrieron sus puertas para devorarnos.

Pienso en ti, en mi enigma preferido,
aquel que al descifrar me dará la oportunidad
de conocer la piel, el sabor, el aroma,
y desnudar mis frenéticos deseos al satisfacerte;
Con la mirada, mis dedos,
mis labios y mi sutil lengua que ya te conoce
llevándote a conocer el cielo en un segundo
para luego desvanecerte a la tierra de la inconsciencia.

Puedo ser tan intenso
al igual que tus pies cuando corren detrás de mi
o cuando hurgas bajo mi camisa y me encuentras
y deseas conocerme un poco más.

Puedo ser un pobre iluso,
viviendo de sombras y sensaciones álgidas
que solo alimentan el morbo y no el amor
que muchas veces se te escapa entre los dedos,
pero soy intenso como el fuego,
para encender tu deseo en medio de la brisa
que el mar trae a tu ardiente piel
que exige ser alimentada con el fuego de mi locura.