miércoles, 30 de diciembre de 2015

Te odio (echando una mirada alrededor de mi)



Te odio (echando una mirada alrededor de mi)
Por: Mario Asturias Villa
Te odio (echando una mirada alrededor de mi)
Te odio, pero no se lo digas a mi corazón,
porque está rotúndamente enamorado,
casi pareciera que fui sacado de un cuento de hadas,
cazando dragones, venciendo caballeros,
asaltando castillos inmensos
todo, por rescatar a la bella damisela.

Te odio porque no soporto tus ideas,
la manera en que usas las manos para amar
y tu boca para besar y en ocasiones para herir
con veneno letal las ilusiones del alma.

Odio casi todo de ti,
desde tu cuerpo, que siempre estuvo listo
para que viajásemos a lugares astrales
con tan solo el movimiento de caderas.

Casi muero por odiarte,
por aborrecer tus noches de locura
y la sensibilidad de tu amable ternura
pareces irreal, aunque te puedo palpar.

No sé que haré con este sentimiento
que me arrebata la ilusión de amar
de hacer las cosas sin dos veces pensar
a veces se que no me entiendo.

Te odio desde que amanece
hasta que se pone el sol
cuando ríes y al llorar
al gemir y al aquietar,

odio todo de ti
y no sé porqué sigo junto a ti,
solo un loco soporta la idea tonta
de despertar cada día en la misma cama,

Siento el odio en las venas, pero no se lo digas al corazón
pues está rotuna y totalmente enamorado de ella,
la mujer que considero perfecta,
y me odiaría aún más si lo echara nuevamente a perder.