martes, 15 de diciembre de 2015

COMPLACIDO


Hoy desperté con la sonrisa traviesa
que no puede ocultar tus encantos
cuando entre sudor y mil gemidos
dejas al descubierto cuando nos amamos,
Y es que tu cuerpo me lleva a la locura
siendo inevitable no desearte desnuda
bailando en mis pupilas y piel excitada
al punto de ebullición y placer extremo.
Te colaste en mis sábanas hirvientes
y húmedas de tanta lujuria derramada
como cascada en cada poro añejado
por la saliva de nuestras lenguas en celo,
Complacido por la llama de tus caderas,
el rojo de tu vientre encendido cual carbón,
entrepiernas perfectamente enclavadas
en la cama que te reclama nuevamente.
Mario Asturias Villa
Pasión de Poetas
Noviembre 13, 2015.