lunes, 13 de julio de 2015

Pensándote

El pensarte evoca en mí cosas hermosas,
el pensarte me hace recordar la amistad,
el cariño y afecto fraternal,
la dulzura de un pequeño copo de miel
y en la grata compañía de alguien
a quien uno ama y aprecia.

El saber de tí me hace feliz,
me hace una mejor persona
el saber las maravillas de Dios en tí
y me alienta a hacer cosas excepcionales.

Será porque ya no podría vivir sin ti
que no puedo pasar un instante sin visualizarte,
morenita preciosa, de sonrisa entrañable
y corazón de una guerrera?

Debo dejarte en las manos del Creador
cada vez que te digo adiós,
y debo abandonarme a la merced del tiempo
hasta volver a saber de tí.

No me basta el tiempo,
no me sobra vida,
ni me faltan las ganas,
para cada día tener una nueva alegría junto a tí,
pues evocas todo lo mejor de la vida
con solo escribir unas pocas palabras.

Mario Asturias Villa
Pasión de Poetas