viernes, 24 de julio de 2015

AY CORAZÓN



Ay corazón que te dueles
que ríes y te estremeces
llorando silencios que a veces
de tanto gritar ensordecen,

Fuese mejor hablar al viento
y liberar lo que hay por dentro
que ata fuerte hacia el lamento
arrancando el alma y el aliento,

Pero te guías por el ciego amor
angustiado y golpeado con dolor
hollado por las agujas del reloj
indetenibles, llenándome de pavor.

Ay corazón trémulo e irascible
se fuerte aún siendo sensible
pues el mundo no será sostenible
si lloras espinas del futuro imposible.

Mario Asturias Villa
Pasión de Poetas