lunes, 1 de agosto de 2011

Deseos de ti



Tengo deseo de tus labios
color de tierra
sabor de caramelo,
pues me hace falta
arrancarte nuevamente
la inocencia de tus escotes,
quisiera meterme en tus sábanas
húmedas y cubiertas de ti,
porque no hallo lugar para amar;

quiero encontrarme perdido
y ahogado en tu saliva
en la menta de tu lengua,
en la sal de la playa
aquella donde anclé
donde mi barco surcó tus aguas;
tengo deseos de ser el fuego
que arde los leños de tu chimenea
y consume el agua de tu manantial,
verte sudar en el frío nocturnal,
arropada de mis dedos
de la furia de mi piel;

tengo deseos de ti y nadie más
pues el amor no es pasajero
y te esperaré paciente
bañado de brisa
naciendo de nuevo en cada letra
que surcará día a día
los océanos de tu amor.