martes, 6 de abril de 2010

Curando el dolor del corazón

Te atreviste a sonreír a pesar del dolor
Y supe que habías atravesado la línea hacia el amor,
Cruce de miradas, el silencio interrumpía mis palabras
Pero aún sin decir nada mi dulzura en tus manos quedó.

Te miraba sorprendido y admirado
Y mi corazón enamorado cantaba sin cesar
Donde la inspiración fueron tus ojos de miel
Y la melodía fue una caricia que absorbió tu piel.

Quiero imaginarte caminando por la playa de mi vida
Disfrutando del calor de mi corazón y la briza de mi amor
Refrescada por la bebida tropical
Que emanó de mis besos con frescura natural.

Pienso en ti y mi mundo se detiene
Y contemplo tu silueta en contraluz angelical
Dándome la sensación de estar volando
Cuando tu contorno se funde con el sol otoñal.

Quiero acariciar la idea de ser tuyo
Y por un instante cerrar los ojos y tu alma conocer
Disfrutando de la vida y de tu murmullo
Cual avecilla busca su nido al atardecer.

Si acariciare la rosa de tu corazón
Sabrías que te amo como un niño
Inocentemente pero también con pasión
y el temor se esfumaría con la brisa del otoño.

Tiempo me hace falta para soñarte
Pues mis noches se vuelven agua del río
Y quisiera transportarte a mis sueños de ilusión
Pues tengo la cura para el dolor que sintió tu corazón.