domingo, 7 de febrero de 2016

Espérame

Bajo el umbral aguardas por mi
Convertida en diosa de mi existir
Para hacerme respirar de tus jardines
Abiertos para que por ellos camine,
Complacido de este amor eternizado
En un poema escrito bajo cielo estrellado
Que relata esta historia de rosas y espinas
Pero triunfante pues nos damos sin medida.
Siempre mía, bañada en blanca luz
Cristalina como agua de manantiales
Ardiente como llama de hoguera invernal
Espérame que siempre regresaré a ti.
Mario Asturias Villa
Pasión de Poetas
Febrero 1, 2016