miércoles, 9 de septiembre de 2015

ESAS HORAS


Esas horas que me alejan
Con distancia aberrante
Me vuelven un demente
Sin conciencia y alma,
Tiempo no es distancia
Y cuando no estás
Las millas separan más
Atrapando mi conciencia.
Entonces me da por contar
Los segundos al respirar,
Mi mente divaga en la cornisa
Mientras tú te alejas más.
Y pienso en verdades a medias
En caminos sin rumbo certero,
En silencios teñidos de ruido
Que por instantes callan mi voz.
Salgo a la calle y te veo
En cada rostro que contemplo,
Me encierro en mi habitación
Y las telarañas se tejen en mis dedos.
Me vuelvo a preguntar una y otra vez
Por qué tiene que ser así de irracional
Que cada hora se convierte en silencio
Que aniquila estas ganas de vivir.
Pues te recuerdo en aquel adiós
Y te veo partir en una carroza
Extendiendo tu mano y la mirada
Sabiendo que cada instante fue real
Y aquellas horas son un recordatorio
De mis vivencias junto a ti
Riendo, cantando, haciendo el amor,
Viviendo en cada segundo la eternidad.
Mario Asturias Villa
Pasión de Poetas