miércoles, 16 de septiembre de 2015

DANZA DE MARIPOSAS




Hay un lugar imaginario
en el que las mariposas me hablan
y se internan en mis pupilas
para hablarme de sus colores y figuras,

a veces no las entiendo
pero finjo hacerlo para no desanimarlas
pues quiero que siempre me visiten
aún si me hacen soñar en medio del día;

Y es que me hablan suave como el viento
y puedo imaginar que vuelo junto a ellas
hasta llegar a ese lugar de reposo
donde la paz corre como un torrente blanco;

Al llegar a donde me llevan soy feliz
pues he fabricado mi vida en ese lugar,
y sentado frente a la vida que me otorgan
bebo la dulce voz que emana de sus alas;

Solo entonces me atrevo a sonreír,
sabiendo que nadie invade,
que nadie puede dañarme
porque estoy en un lugar inalcanzable;

Pero al terminar el recorrido despierto
Y me hallo solo y sin color en mis ojos,
preparado para lo que nadie desea en la vida
y la almohada me abraza llorando junto a mi,

Es cuando escribo sueños en el papel,
dibujando ese esbozo de felicidad
Al recordarme jugando con ellas en el jardín,
Amando mi versión de esta incomparable verdad.

Se que volaré nuevamente con ellas,
viajando en el viento que despeina mis aciertos,
Viviendo de este sueño hecho de nostalgias
inundado de alas y colores en la danza de mariposas.

De la serie: Mis poemas inválidos
Escritor: Mario Asturias Villa
Agosto 3, 2014