viernes, 7 de octubre de 2011

CARICIAS



Que mis caricias sean pétalos,
fragantes y aterciopeladas
desbordados de ternura
que se impregna en el ambiente,
en tu ambiente, tu piel,
y no debe existir un por qué
o una justificación para abrazarte,
mirarte a los ojos y besarte.

Mírame a los ojos,
deja que su magia te absorba
y entres a mi mundo;
mírame otra vez,
no seas tímida
porque ahora no estoy viendo
cómo tus labios se aprietan
por esas caricias que te doy.

Me acerco a ti,
te quiero besar suavemente,
y añadir otra caricia más
a esos labios que me anhelan
y si quieres cierra tus ojos
para sentir cómo mi alma
acaricia todo tu ser.