jueves, 16 de junio de 2011

Esperando detrás del viento




Es hermoso saber
que alguien está esperando
detrás del viento,
al caer la noche
en la calidez del corazón.

Entonces la vida
se resume en caricias,
palabras y amor puro;
Abandonando el erotismo
del quehacer diario
que nos absorbe
abrupto,
fatigoso,
impidiéndonos ver,
sentir y despertar
a la fantasía
de ese ser que espera
paciente y amoroso,
detrás de la cortina,
tierno y puro,
vestido de ángel
y con una sonrisa en los labios
que destilan dulces besos enamorados.

Saber que alguien está por mi,
esperando detrás del viento
me invita a ser mejor,
a entregarme sin reservas
pues ser feliz es la gran recompensa
que al final del día
les aguarda a ambos corazones.